Cuando Orwell escribió 1984, describió una sociedad controlada, hasta el detalle, por un gobierno autoritario, al que llamó Gran Hermano. Orwell desarrolló una sociedad distópica en la que mediante un control exhaustivo, el miedo y la represión se conseguía atenazar completamente a la sociedad. Una de las herramientas empleadas para conseguir la pérdida de individualidad y de la intimidad es el empleo masivo de cámaras que lo registran todo. El mundo se encuentra dividido en bloques, en guerra permanente, de modo que, pensando en una posible amenaza externa, la población no se plantea revolverse contra el poder establecido.
Orwell propone una sociedad controlada a su pesar. No sabemos cómo se ha llegado a la situación, pero está claro que esa situación pervive en el tiempo gracias al control, al miedo, a la falta de educación…
Lo que nunca pensó Orwell es que fueran los propios individuos los promotores de su propio Gran Hermano. Que fuese el propio ciudadano el que gustosamente se dejase controlar. Que adorase las herramientas de control y que su percepción no fuera de control, sino de libertad. El engaño absoluto, pensando que somos lobos, en realidad, somos corderos.
Hoy en día, tener una cuenta de Facebook o twitter, usar cualquier servicio de Google o tener un móvil inteligente es una forma de dejarnos controlar. Pensamos que nuestra privacidad es sagrada o que los Gobiernos no tienen en cuenta esos pequeños detalles. Sólo hay que ver algunos pequeños ejemplos de cómo Google dio información sobre un activista de Wikileaks, o twitter sobre Assange y sus colaboradores para darnos cuenta de que nosotros mismos estamos permitiendo el control.
Sólo hay que mirar la nueva política de privacidad de Google para darnos cuenta de que la empresa nos vende su publicidad personalizada en el correo electrónico, nos tiene geolocalizados, controla nuestras llamadas, nuestro número de teléfono, nuestros gustos, lo que buscamos por la red, lo que vemos…The Big Google is watching you y nos gusta.

+info sobre el tema en Europa investiga la nueva política de privacidad de Google; La nueva política de privacidad de Google y Android: ¿Se acabó el don’t be evil?.