Pues seguimos reseñando películas de este fantástico festival gracias a la labor incansable de David Amorós.
En esta segunda tanda acabamos la sección oficial con la reseña de las siguientes películas:

Wu xia es otra película que nos presenta a un protagonista que desanda el camino que lleva desde la mezquindad hasta la bondad, aunque , por desgracia, no veamos el camino en sí, sino retazos del inicio y el final. También genera cierta tensión moral, al sentirnos atraídos por un hombre que ha sido capaz de asesinar, sin compasión, a familias enteras.
Lo que es innegable es que estamos ante una interesantísima película de artes marciales que es algo más que eso, sobretodo porque se apoya en una notable fuerza audiovisual. La peli arranca con unos notables créditos y en su primera parte arrolla por su fuerza visual y narrativa, y que presenta un diseño muy innovador. La segunda parte, es más clásica y en ella aparecen las consabidas peleas con unas buenas coreografías y con mucha tensión.
Aporta algo más que peleas y ese es su gran acierto, porque la primera parte es un thriller con todas las de la ley y la segunda la típica película de luchadores. También aporta una visión diferente al añadir cierta filosofía oriental.
Los actores están bastante bien, sobretodo Kaneshiro, en su papel de detective sabelotodo.
Lo mejor: el aspecto visual y una primera parte sorprendente en todos los aspectos: visual, guión…
Lo peor: no acabó de convencerme el final, ay ese rayo…
La escena: el incidente inicial “deconstruído” por el detective.
Mi nota del festival: 3/5
Mi nota zentólica:

Interesante


Zindagi Na Milegi Dobara o en castellano, Sólo se vive una vez es una de esas películas de Bollywood que raramente llega a nuestras pantallas y que en este caso hasta fue noticia en los informativos por la presencia de la española Ariadna Cabrol.
La película trata de tres hombres que se hacen una promesa cuando son jóvenes; el día que uno se case harán un gran viaje los tres juntos. Ese momento llega, pero la vida de los tres ha cambiado y antiguas heridas mal cerrradas se volverán a abrir…para después de un proceso de autosuperación personal, volver a cerrarse, esta vez, definitivamente.
La película es un poco montaña rusa. Tiene partes que se dejan ver y otras que dan un poco de vergüenza ajena. Partes divertidas y otras con una sensiblería considerable, la verdad es que intenta ser una especie de Resacón en Las Vegas hindú, muchísimo menos salvaje, menos divertida y con una parte romántica que no me gusta nada.
El guión es bastante predecible y tiene un montón de topicazos sobre las relaciones humanas y bastantes topicazos sobre España (el viaje que realizan los tres juntos es por nuestro país) y como no podía ser menos para una película tiene momentos musicales que a mí me sobran totalmente. Aún así es una película que se deja ver.
Lo mejor: tiene algún momento bastante divertido; es dinámica y no aburre demasiado.
Lo peor: a la peli la hacía falta una poco más de mala hostia y le sobra azúcar.
La escena: la falsa declaración del protagonista es un momentazo, me reí con ganas.
Mi nota del festival: 2/5
La nota zentólica:
Pasable


Bol es una película pakistaní que denuncia el aislamiento y rechazo que sufren los hermafroditas en una sociedad tan cerrada como la musulmana (aunque si rascamos un poco, veríamos una situación parecida en este, tan moderno, mundo occidental).
Me imagino que para una sociedad como la pakistaní, el tema ha despertado pasiones, pues se tocan muchas situaciones conflictivas: la asignación de género, el machismo enfermizo, la discriminación de la mujer, la religión como centro del mundo. Eso es lo mejor de la peli, porque el nivel cinematográfico de la película es bajísimo.
Hay una falta total de ritmo narrativo, las interpretaciones son horribles (empezando por el hermafrodita que parece retrasado más que otra cosa y acabando por el padre, sobreactuado hasta límites insospechados), la música es horripilante intentando crear tensión siempre de la misma manera y de forma totalmente ineficaz.
Así que para no cebarme, no me extanderá más en esta reseña, que de momento es lo peor del festival.
Lo mejor: me imagino que el compromiso del director para rodar una historia así en su país.
Lo peor: casi todo, una especie de culebrón malo, maloso.
La escena: lo único que se salva, quizás, sea ese final llevado hasta las últimas consecuencias.
Mi nota del festival: 1/5
La nota zentólica:
Mala


Footnote trata el tema del éxito, las envidias profesionales, y sobretodo, trata el tema de la paternidad y las disputas entre padres e hijos. En menor medida, también aborda el tema de ser científico, de dedicar toda una vida a un tema, generalmente árido y que sólo interesa a un grupo reducido, y que obliga a dejar de lado la propia vida personal, la familia y el cuidado de los hijos y lo duro que es ese mundo, lleno de envidias, pugnas entre egos y que sólo el éxito se ve recompensado.

La película me pareció muy original en su desarrollo, contándonos sólo unas partes al principio, algo que descoloca a algunos, pero que a mi me ha parecido un acierto, pues crea una tensión creciente para conocer más de la vida de los personajes. Poco a poco se van desvelando las conflictivas personalidades del padre y del hijo, las viejas rencillas con otros colegas, la inexistente relación padre-hijo, el trabajo científico del padre, un perdedor resentido con todo y con todos, hasta llegar al momento culmen, ese momento que crea más tensión, bien cimentada por todo lo que hemos visto anteriormente. El final, abierto deja, creo, todas las puertas abiertas, aunque tengo un presentimiento de lo que va a hacer el padre.
El aspecto visual es muy interesante, con una forma original de mostrar a los personajes. Un buen guión, subiendo en intensidad poco a poco, pero con cimientos firmes. Unos diálogos ágiles y muy interesantes y con dos buenos actores que dan una credibilidad enorme a los personajes, algo que agradece mucho la historia.
En defintiva, una muy interesante película que merece mucho la pena.
Lo mejor: cómo se va montando la historia, poco a poco; los actores que sustentan un buen guión.
Lo peor: me hubiera gustado ver el final (el que yo imagino).
La escena: una habitación pequeñísima, llena de grandes egos en la que apenas caben y la cámara va cambiando milagrosamente de plano a plano.
Mi nota del festival: 3/5
La nota zentólica:

Buena


Los tiempos que nos ha tocado vivir son convulsos, pero eso quizás lo pueda decir cualquier habitante de este planeta en los últimos dos mil años, pero lo que no había ocurrido hasta ahora, es que además de crispados, estos tiempos van muy rápido. Vivimos en la época de la inmediatez, del aquí y ahora, del olvido fácil debido a la cantidad de información tan brutal que manejamos, lo que nos obliga a olvidar para seguir. Ahora que la primavera árabe se centra, sobretodo, en Egipto, no hay que olvidar que antes de todo eso, en Irán hubo una primera chispa. Una chispa apagada con brutalidad, como casi siempre hace el que no tiene razones.
Este documental que mezcla animación e imágenes reales cuenta los turbulentos días en los que Irán estuvo a punto de dar un vuelco a su historia, una de esas revoluciones populares que luego pasan a los libros de historia, pero que en este caso se quedarán sólo en nuestros corazones, que es el sitio donde las revoluciones pueden permanecer durante generaciones, para alimentar el brote de la siguiente.
El documental emplea la animación por pura necesidad, los testigos han muerto, están encarcelados o han sido tan brutalmente torturados que el miedo les impide dar la cara. A pesar de las animaciones, es un documental duro, que indigna y que hace aflorar esa rabia que todos llevamos dentro cuando vemos una injusticia flagrante. Es un documental necesario, para conocer el inicio de una revolución que en Occidente, como casi siempre, se trató de un modo superficial e interesado y que como casi siempre, se olvidó del factor fundamental de la ecuación: el ser humano. El ser humano heroico, justo, luchador y anónimo.
En fin, una de esas películas imprescindibles en los tiempos que corren.
Lo mejor: que existan películas así.
Lo peor: que tengan que existir películas así.
La escena: las torturas en la cárcel, se ponen los pelos de punta.
Mi nota del festival:3/5
La nota zentólica:
Buena


Con esta segunda entrega quedan reseñadas todas las películas de la sección oficial, es decir, aquellas películas que optan a llevarse el premio del jurado y creo que del público. No me gustaría acabar esta anotación sin agradecer, de nuevo, a David Amorós el inmenso trabajo que ha está realizando cada día para llevar el festival de forma impecable y por el magnífico trabajo de selección que he hecho, digno de un auténtico festival.