Debido a que formaba parte del jurado de una de las secciones paralelas, Grandes directores, no pude hacer públicas mis reseñas hasta finalizado el festival. Luego, con la llegada de las vacaciones, la cosa se ha ido retrasando hasta hoy.
Así que ahí van las reseñas de la sección Grandes directores.

Guilty of romance, es una película bastante complicada de reseñar porque es un poco esquizofrénica. Por una lado, engancha con unas imágenes cautivadoras, enfermizas, muy surreales, pero por otro, la historia hace aguas por demasiados frentes.
El comienzo es fantástico, prometiéndonos un potente thriller con asesino carismático, pero a medida que se desarrolla la historia, los fantasmas y desvaríos sexuales de una joven casada me interesan cada vez menos. La historia parece querer escandalizar por escandalizar y no lo consigue. Historias con muy poco sentido, que se complican de forma muy poco creíble. Al final intenta enmendar el rumbo, pero aún así, el final tampoco es convincente.
Es posible que Sono sea un director de futuro y es cierto que sus películas no dejan indiferente, pero al menos esta Guilty of romance, es para mi gusto, una película incompleta e irregular.
Lo mejor: la fuerza visual y el carácter innnovador.
Lo peor: la historia tal y como está contada es demasiado irregular.
La escena: las escenas iniciales mostrando ese “puzzle” humano imposible, tienen una fuerza espectacular.

Pasable


Hara Kiri. Si hiciéramos una de esas pruebas de contestar lo primero que se nos viene a la cabeza cuando nos dicen, HONOR, muchos contestaríamos: SAMURAI. Y es que el llamado código samurái, más que una serie de reglas o principios es una forma de vida, es el camino donde el honor, la lealtad y la aceptación de ciertos valores básicos y universales son la vía que llevan al samurái hacia la perfección.
En esta película el honor es el motor del mundo. El pequeño mundo de un antiguo samurái, que comparte vida con su hija y su “hijo” adoptado. A pesar de las dificultades que supone para un samurái un extenso período de paz, el honor es el eje central de la familia. El honor, la humildad, el esfuerzo son los pilares básicos. En un momento de extrema necesidad, ese honor se usa como moneda para intentar comprar la vida de su esposa y su hijo, gravemente enfermos. Y aplicando esa máxima del honor, el joven es humillado por viejos samuráis que lejos del campo de batalla han perdido su código, se han desviado del camino.

Esta revisión de Miike, en primer lugar, obliga a ver la original de Kobayashi, película aparcada en mi disco duro durante demasiado tiempo. Y digo esto, porque viendo esta magnífica revisión, la original tiene que ser una obra maestra. Así que Miike, al menos ha conseguido algo bueno.
En segundo lugar, Miike filma una película muy cuidada, preciosista, con un ritmo pausado, pero muy bien calculado. Todo parece estar en el sitio correcto. La película está compuesta en tres partes, la primera es magnífica, presentando una historia que nos sorprende a cada paso, hasta el clímax final de este primer acto. Clímax, por cierto, soberbio. El segundo acto, se centra más en el drama, en la pobreza, en las calamidades. Quizás sea la parte más discutible, pero a mí, amante de los dramas, me ha parecido excelente. Contando con detalles mínimos, las penurias. La tercera parte, vuelve a ganar intensidad, con un Ebizô Ichikawa, magnífico en su sobriedad.
En definitva, una muy interesante pelicula que ha conseguido despertar (más) las ganas de ver el original.
Lo mejor: lo bien cuidado que está todo: la fotografía, sonido, vestuario, actores…; una historia muy interesante y magníficamnete contada.
Lo peor: quizás decae un poco en la parte media y podría ser un poco más corta.
La escena: la agonía del seppuku.

Buena


Night fishing no pasa de ser una especie de experimento tecnológico o quizás un experimento de marketing: la película está rodada ímtegramente con un móvil iphone 4. Es evidente que se abre una puerta, aunque no sé si para bien, al poner al alcance de muchos una herramienta impensable hace unos años. ¿Os imagináis que hace diez años os dicen que se podrían hacer películas de calidad con el móvil?
En cuanto a la película en sí, me ha gustado la primera parte y de la segunda no me he enterado de nada: un despropósito folklorista coreano (supongo).
Pasable


Definir, Scabbard samurai no es una tarea fácil, comedia dramática, drama cómico, samuráis sin espada, asesinos patéticos, guardianes enrollados, niños sin sonrisa… Este es el cóctel con el que trabaja Matsumoto para regalarnos una historia original, llena de humor, de sensibilidad, de surrealismo japonés.
Lo mejor de la película es la historia tan original, llena de detalles y de humor. Un humor inocente e infantil, pero efectivo, que logra sacarnos más de una sonrisa y hasta alguna carcajada.
Los dos protagonistas están soberbios, el padre ejerciendo de freak total y la hija que se gana cada plano a medida que transcurre la película.
Lo más discutible, quizás sea ese final tan poco esperado, pero precisamente por eso, me parece una genialidad, una forma de que esa sonrisilla se congele en tu cara y en apenas unos instantes la alegría se convierta en pena. Para mí, una de las sorpresas más agradables del festival.
Lo mejor: la historia tan original; algunos de los gags.
Lo peor: el inicio puede echar para atrás a más de uno, preguntándose, qué demonios es esto.
La escena: algunos gags cómicos están realmente logrados.
Buena


Curiosa película, The day he arrives, que debería haberme gustado. Me explico. Me encantan esas películas en las que vemos historias que se entremezclan, en las que los personajes se cruzan una y otra vez, en las que se cuentan las cosas desde diferentes puntos de vista, en las que se muestran hechos cotidianos. Eso es lo que me esperaba cuando empecé a ver esta película, pero a medida que transcurre y avanza la historia, cada vez voy entendiendo menos, y las variaciones sobre la ¿misma? escena empiezan a aburrirme. Al final no he entendido nada, y para mi el arte tiene que transmitir y esta me ha parecido un ejercicio de estilo, de estilo hueco.
Lo mejor: ese Seul en un precioso blanco y negro, con sus calles, sus gentes.
Lo peor: no entendí que quería transmitir, me he quedado como si no me dejasen jugar.
La escena: ese Seúl frío y lluvioso.
Pasable


Los primeros veinte minutos de Sacrifice, es como una especie de trailer, que se va alargando, alargando, hasta que descubres que la película es así. Da toda la impresión de haber sido mutilada en la sala de montaje, porque el inicio está muy mal contado, poco claro, con pinceladas demasiado gruesas.
La historia tampoco es original, pero eso no es culpa de ella, está basada en una antigua obra china, que hasta adaptó Voltaire, y por lo tanto es una historia trillada.
Los personajes son bastante planos y eso impide que empaticemos con ellos, algo imprescindible cuando se trata de contar algo épico, porque la épica sin emoción se queda en nada.
En definitiva una película demasiado larga, mal contada y bastante plana.
Lo mejor: el aspecto visual.
Lo peor: el inicio es caótico.
La escena: lo de matar a través de un mosquito me pareció muy original.
Regular


Sí, Outrage es una pelicula que no aporta grandes novedades. Sí, es reiterativa en la carrera del director. Sí, tenemos la sensación de haberla visto antes. Sí, parece hecha con el piloto automático… pero joder, es Kitano y hay yakuzas y de ahí no puede salir nada malo, ni ramplón.
La verdad es que a mi me ha gustado, tiene ritmo, escenas brutales, y un guión con recovecos en los que intentas ir siempre unos pasos por delante (como el presidente) hasta que llegas al final y se desata la furia y ahí hay un festival de cómo eliminar al enemigo al auténtico estilo kitano.
Lo mejor: la vuelta al mundo yakuza: elegante, ceremonial, bizarro, perverso.
Lo peor: pues no es muy original.
La escena: la muerte del coche, es brutal, la he visto como unas diez veces y me pregunto si realmente es posible algo así.
Buena


Upon a time in Anatolia, es una de esas películas que necesitan de una excusa para contarnos las cosas que habitualmente no vemos. En realidad, esa búsqueda de un cadáver sirve como autopsia a esa sociedad turca que intenta entrar en Europa, y que viendo esa apartada Anatolia, a sus habitantes y sus métodos creo que todavía está muy lejos (lo cual posiblemente sea bueno para Turquía, tal y como están las cosas por la vieja, más vieja que nunca, Europa).
Lo malo es que para hacer ese viaje, al director se le haya ocurrido darnos unas cuantas vueltas por los alrededores. Muchas vueltas y aburridas. A mí se me hizo eteeeeerna y la verdad que al final estaba pidiendo por favor que encontraran el cadáver de una vez.
En definitiva, si alguien en la sala de montaje le hubiera recortado 60 minutos hubiera quedado una cosa mucho mejor.
Lo mejor: la bien rodada cotidianidad de algunas escenas.
Lo peor: se hace eterna, le sobran demasiados minutos (¿horas?)
Regular



Como todo buen festival que se precie, siempre hay una película que no se sabe muy bien qué hace ahí, pero que hay que ver como el resto. En este festival esa película es Hell driver, subproducto de serie petazeta, que no merece ni una palabra más.
Mala


Intencionadamente dejo Arirang, la película de Kim Ki Duk, para el final, porque es una auténtica joya, una maravilla que sólo un tipo como él puede hacer. En primer lugar me gustaría defenderla de, como la han definido muchos críticos, como un acto de egolatría, cuya definición es: persona que siente veneración por sí misma. Acusar a Arirang de ególatra no tiene sentido, porque ver a un genio como Kim Ki Duk cagando, literal, todas las mañanas es lo más alejado de la egolatría que he visto en mi vida. Y lo digo en serio. Una persona, figura mundial del cine, que se desnuda ante la cámara como nunca antes había visto. Borracho, deprimido, desaliñado, comiendo como un perro, llorando. Entrevistándose a sí mismo de una forma original y honesta, atreviéndose a hacerse (y a contestar) las preguntas que ningún periodista se atrevería a hacer. Sintiéndose culpable, hundido, incapaz de continuar. No sé, a mí parece lo más alejado a un ególatra.
Por otro lado, he de reconocer que he conectado con su forma de pensar, de ver el mundo, entiendo su (valiente) retiro, entiendo sus preguntas y sus respuestas y si ya sentía admiración por su cine, ahora siento admiración por él, como persona.
En cuanto a la película, me ha parecido una genialidad, esa forma de autocuestionarse, ese montaje, en el que parece que hay más cámaras…hasta ese final inventado que le da sentido a todo: Kim Ki Duk a muerto. Viva Kim Ki Duk.
Lo mejor: el planteamiento y atreverse a hacer algo así, algo que nunca había visto antes. Que a pesar de que haya muerto, los asiáticos creen en la reencarnación, ja, ja.
Lo peor: quizás acortar algún monólogo.
La escena: verlo llorar viendo una de sus películas.
Muy buena

Actualizado el 3/9/2012
Como bien me comentó un amigo en la vida real, me olvidé de poner los títulos de las películas que se comentaban. Aunque había puesto los carteles y cada uno tenía el título en el atributo de la imagen, creo que es mejor ponerlo en el texto. Gracias, Jose, por el aviso.