Además de ser un lector infatigable de sus obras, he de reconocer que el tipo me cae genial.
Aprovechando su reciente visita a París, El País Semanal publica la entrevista que le hace Miguel Mora, olvidando el oportunista titular, es una entrevista deliciosa. Destaco esa visión tan especial que tiene sobre el dinero y que ha cultivado toda su vida.

…si de repente amasas una fortuna, puedes volverte vulgar y comprarte un enorme Cadillac, trajes de tres piezas a medida y zapatos caros. Pero yo crecí en una comunidad yanqui donde la ostentación no estaba bien vista. Luego me casé con una mujer muy pegada a la tierra que se habría reído mucho si yo hubiera vuelto a casa con un abrigo de pelo de camello. Me habría dicho: “¿Quién te crees que eres? ¿Mohamed Alí?”. Aunque me vendo como una puta por los zapatos y los coches, solo tengo un coche eléctrico. Vivimos modestamente y damos dinero a las librerías de los pueblos pequeños, a Unicef, a la Cruz Roja.… Seguimos el lema de J. P. Morgan: el hombre que muere millonario muere fracasado. El dinero sirve para pagar las cuentas, hacer tu trabajo, ayudar a mi familia y a mi suegro.

La entrevista completa a Stephen King en El País Semanal (“Me avergüenzo de ser estadounidense“)