Este microrrelato tampoco tiene mucho que explicar. Es mi aportación al concurso Relatos en cadena, de la Cadena Ser y Escuela de escritores, y la frase inicial, en negrita, es la frase con la que hay que empezar el relato de forma obligatoria.

Una frase, Esperó hasta dormirse y soñó con otra Navidad, que marca demasiado los posibles caminos y con una clara tendencia al buen rollismo y a hablar de navidades más humanas y alternativas. Y por ahí tiré yo, por una Navidad, verdaderamente alternativa, en pleno Marte, donde un hombre solitario y al límite, se percata de su extrema soledad y de su cercano e inexorable final, lejos de una civilización que celebra la Navidad como paso del tiempo.

Como relato alternativo estuve a punto de mandar uno hiperbreve, que dejo aquí como curiosidad. Es la frase que remata el relato, pero que, en realidad, fue lo primero que escribí.

“Se obligó a dormirse y a soñar con otra Navidad que, probablemente, no llegase a ver”.