Cuenta la historia que las gentes que habitaban el ball de Benás [AN] (valle de Benasque) tocaban una alegre y danzarina melodía. Una melodía tradicional, cuyo origen se perdía en el origen de los tiempos y que era empleada para celebrar, el 30 de junio, un baile de gran interés. Cuenta, también la historia, que a partir de 1939 (año de la derrota definitiva de la Segunda República) muchos músicos, bailadores y gente en general, fueron multados por interpretar esa alegre melodía, llegando a la prohibición de ser tocada en público.
La canción en cuestión interpretada por el grupo aragonés de música tradicional Biella Nuei se llama Ball de Benás y puedes escucharla aquí:



¡Salud y República!