Om mani padme hum

Om mani padme hum,
la joya brillante en la flor del loto.
El brillo de la iluminación
en el corazón del instante presente.
Toda la eternidad
reposa con calma en este momento.
Desapego, ecuanimidad, silencio contemplativo…
y esta brisa magnética
acariciando mi rostro sin descanso.
Intención sin atención, corto alcance.
Atención sin intención,
el infinito en la palma de tu mano.
Pulir una perla que no existe
para hacer realidad su luz.
Contempla la noche estrellada;
si tu vida fuera un astro,
¿brillaría con fuerza en el firmamento?
Desdibújate y cruza el horizonte.