La extracción artesanal de oro comenzó en Burkina Faso en los años 80, propiciada por la pobreza que una temporada de persistentes sequías provocó en la zona. Las sequías empobrecieron las zonas rurales que, para sobrevivir, empezaron a explotar minas abandonadas o excavadas directamente en la roca en unas condiciones altamente precarias y peligrosas. No es una actividad exclusiva de este país africano, la gran mayoría de los países del África occidental, tienen a miles de personas trabajando en estas actividades. En Ghana estos mineros se denominan galamseys (una deformación del inglés gather and sell, recoge y vende) u orpailleurs, en algunos países francófonos. En general, los galamseys excavan en zonas menos profundas que las compañías profesionales, pero en condiciones de seguridad precarias, por lo que los derrumbes de las galerías son frecuentes y las condiciones de trabajo y el equipamiento suele ser mínimo.

The Money Stone

La actividad genera otros problemas, ya que en los poblados galamseys se usa el mercurio como elemento para procesar el oro, lo cual suele provocar problemas medioambientales y de salud.
Los poblados galamsey son campamentos transitorios, que se establecen en un lugar determinado mientras la extracción de oro sea efectiva. En cuanto la veta se agota, el poblado se traslada a otra zona a comenzar una nueva extracción. Los poblados están compuestos por hombres, por mujeres y niños, cada uno con su propia organización interna y con el reparto del trabajo bastante jerarquizado. La actividad minera suele atraer a todo tipo de actividades comerciales, desde la venta de alimentos, bebidas alcohólicas, hasta rudimentarios equipos sanitarios y, debido al alto grado de superstición de los mineros, también hay sacerdotes, adivinos y morabitos.

Los hombres se dedican a labores de extracción del mineral; suelen organizarse en grupos pequeños, en torno a un jefe, que tiene el derecho de explotación de un agujero y que suele quedarse con el 50% de los beneficios, el resto se reparte entre los trabajadores. El trabajo de estos grupos es bajar a la mina y extraer a mano las piedras que pueden contener oro. En ocasiones, y dependiendo de la mina puede haber mujeres que ayuden a transportar el material. Una vez en el exterior, comienza la molienda manual de las piedras en morteros. Este trabajo lo hacen hombres y mujeres. Una vez obtenido el polvo de la roca, se intenta separar el oro de la piedra, por medios mecánicos (bateo) o por medios químicos, amalgamando el oro con el peligroso mercurio.

El oro se suele vender en el propio poblado a pequeños comerciantes locales, los cuales trabajan como agentes de comerciantes de mayor nivel. Es común que los comerciantes locales, también trabajen como prestamistas, dejando dinero a los mineros, que en ocasiones, son presionados en la venta del oro. Finalmente, el oro llegará a los países industrializados, donde representa el poder, la riqueza, arrancada con sangre, sudor y lágrimas de las entrañas de la tierra.

+info en:
· Structural Adjustment and Subsistence Industry: Artisanal Gold Mining in Ghana. G. Hilson y C. Potter. Development and Change 36(1): 103–131 (2005). [PDF; 206KB; EN].
· Moralities, risk and rules in West African artisanal gold mining communities: A case study of Northern Benin. Tilo Grätz. Resources Policy 34(1-2): 12-17. 2009. [PDF; 158KB; EN].
· The Money Stone, documental de Stuart Harmon.
. Sueños en el polvo, película de Laurent Salgues de la que ya hablamos en Zentolos.


Video subido por Goldhunting