Este año 2010 pasará a la Historia por haber sido uno de los peores en cuanto a la economía se refiere, pero dentro de unos años será recordado únicamente por el año que se redescubrió el método Betrug-Zentolón de plantación de euros.
Esta experiencia que ahora relataré lleva planificada desde hace unos años, pero ha sido este 2010 cuando ha empezado a dar sus primeros frutos, y qué frutos.
Los primeros escritos que hacen referencia a la plantación de monedas datan del año 780 de nuestra era y se deben al sabio árabe زرع عملات, pero como tantas otras cosas quedaron relegadas al olvido por culpa de las reformas religiosas europeas, que promovieron la plantación de habas, repollos y otras crucíferas que ayudaban a mantener calientes las frías celdas de los monasterios. Los escritos de زرع عملات permanecieron ocultos hasta que fueron recuperados en pleno siglo XX, por el alpinista alemán Gehen Betrug. Betrug, inició los primeros trabajos plantando marcos alemanes, pero debido a la fuerte inflación del marco en la época de entreguerras, las monedas obtenidas apenas valían lo que su metal contenía. Betrug, dejó los trabajos en el huerto, cuando un joven ario de buena planta, rubio y de elevada estatura llegó al poder en Alemania en 1933. Betrug se alistó voluntario para defender su país, pero su aspecto moreno y su nariz aguileña, lo llevaron directo a los campos de concentración. En los campos, Betrug recuperó su actividad agrícola, pues la filosofía de los Campos era “el trabajo os hará libres“, y eso, en definitiva, era lo que querían todos. Su primer impulso fue recuperar la plantación de monedas, pero dado que todo era gratis en el campo, las monedas brillaban por su ausencia. Se contentó con la plantación de patatas y repollos, que crecían de forma desproporcionada en aquellas tierras.
Tomando como referencia el tratado Das Einpflanzen Münzen und machen Sie nicht den fucking lächerlich, comenzamos hace tres años los experimentos en una pequeña parcela, cerca de Ourodomouro.
Este año y después de reformar y replantear los métodos de Betrug, hemos obtenido los primeros éxitos.
El método Betrug-Zentolón es el siguiente:
· Preparación del terreno.
Aprovechando la primera luna llena de enero, se aran los campos superficialmente. Este arado debe hacerse de noche para que la tierra capte la luz plateada de la luna. Si además Marte se encuentra en Tauro, la cosecha estará asegurada. La tierra debe permanecer desnuda mientras dura la luna llena.
· Segunda preparación del terreno.
Pasada esta primera semana, debemos hacer otro arado superficial. Esta vez de día, para que la luz dorada del Sol inunde de su energía a la tierra.
Se recomienda que el arador, lleve la PowerBalance, pues aunque, de momento, se cree que el holograma no beneficia a los cultivos, lo cierto es que el trabajador hará mucho mejor su labor y se cansará menos.
Con estas dos labores hemos conseguido atraer la fuerza de los astros cercanos, ambas fuerzas, plateada y dorada, muy relacionadas con la riqueza.
· Plantación.
Se han experimentado diferentes maneras de realizar la plantación de las monedas: por una mujer, sin el período, por supuesto, pues se verían afectadas las fuerzas cósmicas; por un hombre a la pata coja; por la mano inocente de un niño que todavía no hubiera recibido la comunión, etc, etc, etc. De todos los métodos probados, el más eficaz fue el de depositar la moneda en el suelo, con la Catedral de Santiago hacia arriba (por algo este año fue Xacobeo), cubrir ligeramente con una capa de tierra bendecida por el Director de la oficina de Nova Caixa Galicia del pueblo más cercano y regar abundantemente con una mezcla de agua, macerada diez noches con orines de burra, ortigas y cola de caballo (también valdría de burro).

plantacion
Imagen de las monedas plantadas

A los pocos días y dependiendo de las condiciones climáticos y de los cuidados dispensados, las monedas brotarán. Generalmente, el 50% de las monedas brotarán sin problemas, el otro 70% no brotará, algo que de momento sigue siendo inexplicable.
brotadas
Monedas recién brotadas

· Cuidados de las plantas.
Una vez brotadas, cada plantita tiene que ser cuidada con mucho mimo. Cada quince días se aplicará una irrigación del macerado homeopático número 8 (orín de suegra, deyecciones de murciélago y egagrópilas de curuxa macerados ocho días a la luz de la luna llena). Cuidado con esta irrigación pues el macerado número 8, en altas concentraciones puede ser demasiado fuerte para las plantitas.
Cada mes, haremos el baile circular de Santa Pi-lar, que consiste en dar exactamente, 3,14159265358979323846 vueltas alrededor del sembrado con una medalla de San Cristóbal al cuello.
· Primeros frutos.
Una vez las plantas se han desarrollado empezarán a salir sus primeras flores, que posteriormente se transformarán en fruto.
Al principio, los frutos serán muy parecidos a los tomates, lo cual nos beneficia, pues si los vecinos se enteran de que plantamos monedas vendrían a robar con alevosía y nocturnidad (pues de día los veríamos y los echaríamos de la finca a patadas).
frutos
Primeros frutos, parecidos a tomates

Pasados unos días, se produce el milagro, los azúcares, péptidos y ácidos grasos poliinsaturados comienzan de forma sincrética a transmutarse en elementos metálicos, de modo que la insustantividad alopátrida de las reacciones herméticas causadas por la inapetencia crónica de las cadenas alfa levógiras provocan que la energía protolumínica de los astros almacenada en la sección radicular y la energía semicuántica y holográfica de las pociones homeopáticas aplicadas de forma foliar se transmuten de forma heurística y aposemática dando lugar a una moneda de euro donde antes había simples tomates.
transmutacion
Detalle de frutos de tomate y euros en una misma planta transmutada

Esta primicia mundial fue aceptada después de las revisión por pares y será publicada en la revista austrohúngara, Anals of Példátlan Mezőgazdaság, vol. 8(12): 666-669.