Hace unos meses hablaba del “efecto Gillette” y cómo los publicistas y las mentiras del marketing nos seducen con una falsa idea de progreso. Todos conoceréis innumerables ejemplos, pero este fin de semana he visto uno de los más ridículos de los últimos años.

A pesar de todos los problemas que acucian al mundo, el binomio publicistas+departamento de I+D+ι (JL Salgado dixit) se ha estado preocupando por nuestro bienestar y ha encontrado la respuesta a una de esas preguntas vitales de la Humanidad: ¿qué hacer con el rulo del papel higiénico cuando se acaba? Ellos solitos han sido capaces de inventar el tubo de papel higiénico biodegradable. Amigos, ya puedo dormir tranquilo, porque la pérdida de tiempo y la molestia de tirar el rulo en el cajón de papel reciclado no me dejaba vivir.
Para que seáis conscientes del gran avance que este invento supone para la humanidad os dejo con los dos anuncios del producto, el primero el de Colhogar que distribuirá el producto en España, el segundo de Georgia Pacific en inglés y mucho más patético.


Vídeo subido por DasketallicoFull



Vídeo subido por georgiapacifictv


La estupidez humana no deja de sorprenderme.