Los habituales ya supondréis que visto lo dicho cuando vino a Compostela la nueva visita papal me desagrada sobremanera.
El despliegue es de tal calibre que si Jesucristo levantara la cabeza ahora mismo estaría en Sol, coreando las consignas de la marcha laica.
Amén.