Y es que tanta mierda no hay dios que la limpie.

Fuente: Vertele