Tag : reseña

Written on sep, 05, 2017 by in | 2 Comments.

De antemano decir que soy fan absoluto de la saga de La Torre Oscura. Una saga que me ha atrapado desde que leí el primer libro, a mediados de los 80, hasta el último, publicado 30 años después. Una espera larga y con la incertidumbre de saber si algún día finalizaría.

La verdad es que me lo temía. Tenía la casi completa seguridad de que la película me iba a defraudar, pero mi “Mitad Oscura”, esa que es capaz de lo mejor y de lo peor, tomó la decisión. Salí de casa, cogí el “Buick 8″ del garaje y salí al encuentro de esa cita tan esperada. Es media tarde, entro en el centro comercial, “La Cúpula” de cristal lo ilumina todo, pero para mí es como entrar en una “Casa Negra”, presiento el desastre que voy a ver.
Con la entrada en mi “Posesión”, entro en el cine. Paso al lado de “La Tienda”, pensando que quizás, un enorme bol de palomitas, fuese como “El Talismán” que pudiese salvar la función. Entro por el oscuro corredor que se me antoja como el “Pasillo de la Muerte”. La sala está medio llena, todo el mundo mirando sus móviles, con la mirada perdida, como si fuese un “Cementerio de animales”. Me siento y apago mi “Cell(ular)”. Se apagan las luces, comienza “El juego (de Gerald)”.

La primera imagen de un mocoso en Nueva York, ya me incomoda. No es posible que la película no empiece con el mítico… “El hombre de negro huía a través del desierto y el pistolero iba en pos de él”. No puede ser. Empezamos mal, muy mal. Los primeros minutos están centrados en el muchacho y me temo lo peor, la historia está contada desde su punto de vista y eso es imperdonable. El protagonista tiene que ser el pistolero, sí o sí, el resto es secundario. Para rematar el desaguisado, vemos al hombre de negro. Sí, el hombre de negro, ese personaje oscuro y escurridizo, que nunca acabamos de ver en el libro, aquí sale a las primeras de cambio, todo “El Misterio (de Salem’s Lot)” desvelado. Pienso que a partir de aquí la cosa sólo puede ir a peor y los presagios se confirman. “La historia (de Lisey)” no tiene ni pies ni cabeza. Si no has leído “La Torre Oscura”, no entenderás absolutamente nada, estarás más perdido que un ciego observando “El retrato de Rose Madder”, más perdido que un ludópata jugando “El juego de Gerald”, más desorientado que un arqueólogo buscando “Corazones en la Atlántida”. Si conoces la historia, notarás como dentro de ti se empieza a formar “La Tormenta del Siglo”, cómo te invade la “Rabia”, tus pupilas arden como si tuvieras “Ojos de Fuego”, en fin, mal rollo.

En cuanto a los actores, sólo se salvan, ligeramente, Idris Elba y Matthew McConaughey, pero la verdad es que su trabajo no da para más. Ni los efectos especiales son dignos de mención y sólo la escena en el poblado tiene “El Resplandor” suficiente.

Acaba la película. Es una de la peores que he visto en mi vida en el cine. Nada compensaría el precio de la entrada, ni siquiera si hubiera ido acompañado de la preciosa “Christine”, la “Chica que amaba a Tom Gordon”. Ni eso. Me levanto derrotado, recojo mi mochila, que pesa como “Un saco de huesos” y salgo a hurtadillas del cine como si fuese un “Fugitivo”, huyendo por una “Carretera Maldita”. Estoy enfadado y defraudado. Para hacer esto era mejor no hacer nada. “Eso” que vas a ver no es “La Torre Oscura” que tú soñabas ver. Los seguidores de la saga, que hemos aguantado “La larga marcha” que fue la publicación de los libros durante 30 años, no merecíamos una película así y el autor de “Carrie” no debería haberlo permitido.

En cama sigo pensando en la película, el “Doctor Sueño” no me visita esta noche y tengo “Insomnia”. Mis ojos encendidos como “Ojos de Dragón” y no puedo dormir. Qué “Misery” de película, qué “Desesperación”. Ni el “Apocalipsis”, ni mil “Dolores (Clairbone)”, ni un maldito “Maleficio” harán que vuelva a caer en la trampa. Mientras tengo un “Revival” de imágenes confusas de la película que podría haber sido, por fin “El cazador de sueños” me atrapa en sus redes y “Montando en la bala” entro en “La zona muerta” del sueño.
Como dice el refrán, “Quien pierde, paga” y en este caso el que paga, pierde el tiempo y el dinero.

¡Pero que “Cujo”nes habéis hecho con La Torre Oscura!
Firmado Mr. Mercedes, alias “Colorado Kidd”, desde un remoto pasado, “22/11/63”.

Continue Reading...
Written on may, 09, 2011 by in | 2 Comments.

cinexin A veces, olvidamos que en la vieja y decadente Europa ha ocurrido una guerra hace menos de veinte años. Una guerra brutal, como todas, cargada de xenofobia, odios religiosos y viejas rencillas que venían de otra, la II Guerra Mundial. Como en todas las malditas guerras los que sufren las consecuencias, no son ni los políticos de turno, ni los militares con muchas chapitas en sus inmaculadas chaquetas caquis. Los verdaderos perdedores son la población civil, en la mayor parte de los casos ajena a esos odios sin sentido o las ansias de poder de algunos.

El círculo perfecto dirigida por el bosnio, Ademir Kenovic, es la historia desgarradora de unos pocos habitantes de Sarajevo condenados a sobrevivir en una ciudad sitiada. Los protagonistas son un poeta de mediana que ya no puede escribir, dos hermanos huérfanos, uno de ellos sordomudo y un perro abandonado. Con estos mimbres está claro que sólo se puede hacer un drama y eso es El círculo perfecto. Un drama humano sobre una guerra en la que todos pierden.

El poeta que ya no puede escribir sobrevive a duras penas en una ciudad fantasma donde el francotirador es el Átropos que decide quien vive, quien muere. En esas circunstancias prefiere que su mujer e hija tengan alguna posibilidad en el extranjero, mientras él resiste a base de una dieta de alcohol y de los paquetitos de comida que su mujer escondió por toda la casa. Los niños escapan de una muerte segura en manos de las milicias serbias, pero su mundo queda destruido y ellos desamparados. Ironías del destino, el poeta que envió a su familia a un lugar seguro, tiene ahora que hacerse cargo de dos niños sin familia.
En una de las secuencias, un francotirador frustrado por errar sus disparos, intenta matar a un pobre perro. Uno de los niños, pregunta atónito ante tal acto de maldad sin sentido, ¿por qué? Y esa es la pregunta clave de toda la película, ¿por qué los seres humanos se deshumanizan de ese modo?

Técnicamente la película es muy sencilla, pero los escenarios naturales de una Sarajevo sangrante, las fantásticas y creíbles actuaciones de los tres protagonistas y la historia, dejan en un segundo plano cualquier tipo de consideración técnica y alguna debilidad en la trama, en beneficio de una mayor carga dramática.
Para corazones sensibles y antibelicistas.
Lo mejor: la sensibilidad de la historia; los actores.
Lo peor: que la realidad supera a la ficción.
La escena: el final, desgarrador, diez minutos de alta tensión, casi sin diálogos, un monumento a la estupidez humana.

Buena

Continue Reading...
Written on nov, 08, 2010 by in | 2 Comments.

Increíble, pero cierto

Enterrado (Rodrigo Cortés, España, 2010) es un thriller. Por supuesto, un thriller atípico: un único escenario, un único actor, una sola escena. La primera idea es pensar que es imposible hacer un thriller con estos elementos. Lo mismo debieron pensar el puñado de directores que dejaron pasar la oportunidad de plasmar el guión. Lo mismo que pensé yo al empezar a ver la película. Pero a medida que nos adentramos en ese miniuniverso que propone Cortés, las piezas empiezan a encajar, poco a poco, con un ritmo que va in crescendo hasta el clímax final, un auténtico orgasmo de tensión, de emociones, de CINE. Y cómo se hace para mantener la tensión, pues fácil, el protagonista está sometido a una especie de minirretos, planteados de forma continua, cada minirreto desvela un poco de la trama y suma un poco de tensión. Poco a poco vamos conociendo la situación personal del protagonista, podemos imaginarnos cómo era su vida fuera, su familia, su situación laboral, económica.
Además del elemento de tensión, Cortés introduce de forma subrepticia la crítica social y aprovecha para hacer un acertado e inteligente análisis de algunos aspectos del mundo actual. Critica la ocupación aliada de Irak, la visión simplista que nos intentan vender del terrorismo irakí, la burocracia inútil que sólo intenta escurrir el bulto, la falta de humanidad y escrúpulos de las grandes corporaciones estadounidenses, el ultrajante trato al trabajador, los vericuetos legales para que nadie sea responsable nada.

Técnicamente la película supone un reto mayúsculo, pues trasladar toda la acción al interior de un ataúd requiere un manejo exquisito de las cámaras, la iluminación y un trabajo actoral impresionante, pues sí el actor falla, no ha película. Destaca el uso de las tomas extremadamente cercanas, planos casi inverosímiles, que dan una sensación de cercanía absoluta. Ryan Reynolds está inconmensurable, en un papel dificilísimo, soportando todo el peso, nunca mejor dicho, de la acción. Los títulos de crédito y los carteles son magníficos, cuidando hasta el más pequeño detalle para hacer una película impresionante e irrepetible.

Para degustadores de joyas no convencionales.
Muy personal: mis reticencias iniciales sobre cómo iba a ser esta película explotaron viendo los créditos. Ahí ya empecé a adivinar que podía estar ante algo grande. Los tres primeros minutos ya me engancharon y la tensión ya no me soltó hasta el mismísimo final. A cada rato, me asaltaba la duda, es imposible que pueda mantener la tensión hasta el final, mientras mis manos sudorosas y los gritillos de la chica de al lado lo desmentían segundo a segundo. A mitad de película ya estaba prácticamente rendido, flipando con algún movimiento de cámara, con unos primerísimos planos que acentuaban, si cabe, la tensión. Al final, agarrado a la butaca, presencio el final, las manos sudadas, por primera vez en mi vida, casi cobran vida propia e intentan aplaudir. Mi profundo sentido del ridículo, toma el mando y corta el impulso de raíz. Finalmente, en mi interior, aplaudo a rabiar y una sonrisa ilumina mi cara, ¡qué película!
Lo mejor: todo; todo está cuidado, desde la promoción, créditos…; la valentía de hacerla; su coherencia, no hay ningún salto del tiburón, algo casi impensable en estas películas
Lo peor: nada, absolutamente nada.
La escena: por no destrozar la película no diré ninguna, pero hay una grandiosa…

Muy buena

Continue Reading...